Latinoamérica: la corrupción retrocede pero lentamente

Chile y Uruguay son los países más limpios y Venezuela, el menos transparente de la región.

Carlos Álvaro.– Emprender, hacer negocios o instalar una empresa o filial en otro país es un aventura extraordinaria que se ha convertido en necesidad para muchas compañías en tiempos de la globalización, en los que no internacionalizarse resta oportunidades de crecimiento y, muchas veces, de supervivencia. Junto a los aspectos positivos de salir fuera, las empresas suelen encontrarse con buen número de trabas y dificultades, desde regulaciones poco claras a exceso de burocracia administrativa, pasando por lentitud en permisos, trámites y registros, insuficientes medidas de protección a la inversión, cargas impositivas elevadas y obstáculos a la obtención de crédito. Con todo, uno de los principales hándicaps, el que más quejas provoca, es el nivel de corrupción existente en algunos países.

En este aspecto, se constata que Latinoamérica ha mejorado en los últimos cuatro años, pero de forma lenta e insuficiente, por lo que la corrupción sigue constituyendo un grave problema, según los últimos informes de Transparencia Internacional, el BM y el World Economic Forum. En la región, Chile y Uruguay destacan como los países más limpios y Venezuela, como el país con más sobornos e irregularidades.

Ver noticia completa